Ir a página de inicio
» Viajes » Viajes realizados »  Flandes y Valonia

Flandes y Valonia

Empezamos nuestro viaje en Bruselas con una visita panorámica para conocer los lugares más emblemáticos de esta bella ciudad.

Hospedados a 50 metros de la Catedral nos permitió visitarla a diferentes horas del día y contemplar la belleza de sus pilares, púlpitos y vidrieras.

En Gante, además de la consabida visita guiada a su Catedral pudimos disfrutar del políptico de La Adoración del Cordero Místico de Jan Van Eyck. Pasear por la ciudad y visitar el Castillo de los Condes, una impresionante fortaleza en el mismo centro de la ciudad.

El tercer día nos desplazamos hasta Waterloo y Mons, visitando la Colegiata de Santa Waudru con su famoso "carro de oro" del siglo XVIII. Esta ciudad fue declarada en el 2015 Capital Europea de la Cultura.

Al día siguiente llegamos a Brujas, ciudad con un encanto especial por sus canales y coquetas casas aunque el tiempo nos jugó una mala pasada y no pudimos disfrutar de ella como se merecía.

El quinto día nos desplazamos a la zona de Valonia visitando su capital Manur con un bonito paseo en barco y la ciudad de Dinant, en los macizos de Las Ardenas, con su espléndida Colegiata de Notre Dame y también cuna del saxofón pues allí nació Adolfo Sax, inventor de este instrumento musical.

El siguiente día visitamos la ciudad universitaria de Lovaina. La fachada de su Ayuntamiento, obra maestra del gótico barbantino, nos dejó a todos con la boca abierta. Después del almuerzo nos dirigimos a Lieja con su Catedral de San Pablo y su modernísima Estación de Tren diseñada por Santiago Calatrava.

Y como colofón de este estupendo y cultural viaje, visitamos la ciudad de Amberes con una de las Catedrales góticas más importantes y máximo exponente del barroco de Europa. Enormes pilares e infinidad de obras de arte por doquier, destacando La Elevación de la Cruz, La Asunción de la Virgen, El Descendimiento de la Cruz y La Resurrección, todos ellos obra del genial pintor Rubens. Finalizamos con una visita al interior de la Casa del maestro Rubens.

En resumen, un viaje intenso, cómodo, con una muy buena gastronomía, infinitas marcas de cervezas y un grupo estupendo.

Teresa Minguela
Responsable de grupo

DIARIO FOTOGRÁFICO